DESCARGAR VERSION EN FORMATO .PDF
Armenuhí Sheherlian y Garó Hekimian (entrevista colectiva)

 

    Armenuhí y Garó son un matrimonio perteneciente al club Vramian. Más precisamente son los encargados y locutores de la voz oficial del club Vramian: Audición Gomidas, CX4 (610 am, Radio Rural).
 
Entrevistador/a: ¿Cuál es su vínculo con la comunidad armenia del Uruguay?
Armenuhí: Yo soy la encargada de la audición, de la parte en español, y mi esposo, de la parte en armenio. Mi nombre es Armenuhí Sheherlian de Hekimian. Soy nieta de armenios, nacida acá. Mis cuatro abuelos eran armenios.
Garó: Mi nombre es Garó Hekimian Yo soy de Jerusalén. Hace dieciséis años que estoy acá radicado.
Armenuhí: A mí, desde muy chiquita me gustaba mucho la radio. […] Éste es un programa que pertenece al club Vramian. El club Vramian tiene muchas instituciones: tiene una institución de beneficencia que se llama HOM, que son todas las damas, la Comisión de Jóvenes, la Comisión de Deportes, y dentro de todas esas comisiones está esto, que es una institución también, que es un programa, que es la voz oficial del club Vramian. Esto quiere decir que ha sido creada, primeramente, para difundir las actividades del club Vramian, pero después se fue extendiendo de tal manera que ya tiene setenta y un años. Fueron varias generaciones pasando a través de los micrófonos de este programa. El objetivo principal es, además de difundir la actividad que se realiza en el club, en otras instituciones armenias de la colectividad, difundir la cultura armenia para preservarla. Porque tenemos canciones, recitales, espacios culturales, entonces, el objetivo es preservar y difundir la cultura armenia y difundir lo que es la causa armenia. Porque los armenios tenemos una causa.

En distintas partes del mundo, los armenios se organizan a través de distintas comisiones por los reclamos y las reivindicaciones que conforman lo que es la causa armenia. Nuestra forma de hacer un aporte a la causa armenia es a través del micrófono, difundiendo información, declaraciones que se hacen a tales efectos, difundiendo los países que han reconocido el Genocidio armenio, los trabajos que se llevan adelante, todo lo que conforma la causa armenia. Y es un programa que es escuchado no solamente por los armenios, sino que en el Interior del país lo escuchan mucho. No solamente porque están siempre enganchados con CX4, y entonces termina un programa y empieza otro y así es como lo conocen, sino también porque les gusta, les gusta la música armenia, porque tiene un ritmo, un estilo diferente a la música uruguaya. Y como generalmente todo lo que se dice en armenio, se dice en español automáticamente, hay mucha gente que lo escucha el programa no siendo armenio. Se comunican por teléfono con nosotros y nos manifiestan; incluso en Fin de Año llaman para saludarnos. Y es un programa internacional desde hace más de una año, porque desde que se puso Internet, tenemos audiencia en todas partes del mundo, principalmente armenios.
Garó: Porque hay armenios en todo el mundo. Tenemos [personas] que escuchan de Holanda, de Dinamarca, de Estados Unidos, de Armenia, y siempre mandan e-mails: "qué bien que están allá". En un rincón del mundo estamos…
Armenuhí: Es un programa muy dinámico. Nosotros, de lunes a viernes, tenemos una hora, y sábados y domingos, dos horas. En una hora nosotros tenemos que poner las noticias del día, porque es impresionante la cantidad de diarios armenios que hay en Internet. Antes, las noticias las leíamos una semana o dos semanas después, cuando llegaban los diarios. Y ahora es impresionante la cantidad de diarios armenios que hay. Incluso hay programas de televisión armenia que muestran las noticias en imágenes, y de ahí sacamos la voz. Y a veces estamos en pleno programa y aparecen nuevas noticias. O sea, que es muy dinámico porque es en el día, en el momento.
Garó: [Nos muestra unos diarios]. Este es un diario de Grecia: es en griego y es armenio, para la comunidad armenia de allá, que ahora son ochenta mil personas. Muchos armenios de Armenia después de la independencia, después de la caída de la Unión Soviética, se dispersaron todos, para trabajar y para todo eso. Y en Grecia había diez mil armenios, y ahora son ochenta mil armenios. Y tenemos Sudamérica, que es el diario armenio de Buenos Aires y que está en Internet también; es en español.
Armenuhí: El programa, además de cumplir un rol de informativo, de difusor de la cultura armenia, tiene un rol social importante. Porque para alguna gente, ya como que forma parte de la vida de ellos, porque esperan que llegue la hora y se atan al programa, especialmente la gente mayor. Ya es como una necesidad que tienen, porque como están atados a un recuerdo, a su país, esperan que llegue la radio y quedan ahí, escuchándolo, todos los días, sobre todo los viejitos. Hay gente que pone una o dos radios en una habitación, otra radio en otra. Yo conozco una compañera que va de un lado al otro de la casa y está escuchando la radio, o va al médico y está con los auriculares [risas].

Entrevistador/a: ¿Ustedes son los únicos dos de locutores de la audición?
Armenuhí: [Nos muestra la foto del equipo). Tenemos equipos de colaboradores, pero lo que pasa [es] que están en época de estudios, de exámenes, entonces, toda esta gurisada viene, colabora. Tenemos corresponsales en todas partes del mundo, que los conocimos por Internet, porque la radio se escucha por Internet. Son todos de distintos países.
Garó: De Estados Unidos, de California, de New York, de Francia, Grecia, Moscú, del Líbano, de Armenia, de Irak. Y son todos corresponsales.
Armenuhí: [Lo de los] colaboradores no es permanente, porque los de Irak, por ejemplo, tienen problemas para comunicarse; a veces no se pueden comunicar. Las noticias vienen en inglés y en armenio, y las tenemos que traducir todas porque en la radio hablamos en los dos idiomas. Por eso es un trabajo permanente. Estamos todo el día con esto; no es la horita que sale el programa, es antes y después, es más tiempo. Y ya estamos preparando lo que es para Navidad, para Noche Buena, porque como va todo grabado, ya desde ahora tenemos que prepararlo; como están todos de vacaciones ese día... O sea, no es una hora en el día; es el trabajo anterior y el trabajo posterior.

Entrevistador/a: ¿Así que el público no es solamente armenio?
Garó: No, no. Hay muchos [oyentes] de Buenos Aires también, porque llega a Argentina. Hay muchos.
Armenuhí: Tenemos una vecina en el barrio que no tiene nada que ver con los armenios y escucha la radio todos los días. Porque les gusta la música, les llega como algo diferente. La mitad del programa es música y la otra mitad es hablado, pero no en dos bloques, sino que intercalado. Por ejemplo, pasamos una canción cuando hacemos la apertura, después decimos los titulares de las noticias, ponemos otra canción, después viene una nota, otra canción, los comunicados de actividades, o sea, se van intercalando. Ese es el estilo. A veces nos tenemos que apurar mucho porque hay mucha información. Los sábados hacemos un resumen de los hechos destacados de la semana. Sábados y domingos es completamente diferente la programación. Primero, porque es más larga; tenemos más tiempo, y ahora estamos pasando un ciclo para aprender a hablar correctamente el armenio. Y se matan de la risa porque usan palabras muy mal, entonces, los que escuchan por Internet se matan de la risa. Estamos pasando un monólogo por partes; va cambiando, no es siempre lo mismo, depende de la época. Ahora, en verano, hacemos mucho musicales, pasamos mucha música, porque la gente está en la playa y no va a estar pendiente de las noticias. Las noticias [van] de lunes a viernes; los sábados, los artículos de hechos más importantes, y los domingos es muy musical.

Entrevistador/a: Entonces, ¿ustedes forman parte del club Vramian?
Garó: Por supuesto.
Armenuhí: Sí. En el club Vramian hay distintas comisiones de trabajo: está la deportiva, la cultural. Yo colaboro con la radio. Mi actividad colaborando con el club es ésta. Porque yo soy docente, y esto es un aporte que le hago al club y a los objetivos que persigue el programa y el club. El programa tiene objetivos. En un principio, hace setenta y un años, cuando se formó el programa, era una vez por semana. En esa época no había radios, porque era gente humilde que vino a estos lugares escapando de la muerte, del Genocidio. Entonces, ¿qué hacían? Se juntaban los domingos en la casa de alguien que tuviera radio y era como un espacio social; se juntaban todos alrededor de la radio.
Garó: Más de cien personas [para] una radio.
Armenuhí: Y escuchaban el programa entre amigos una vez por semana. Después se fue agrandando. Esos eran los primeros que vinieron al Uruguay, buscando un lugar donde vivir, porque como sabrán ustedes, en 1915, los turcos cometieron el primer genocidio del siglo XX, que es el genocidio de más de un millón y medio de armenios. Los sobrevivientes, algunos, fueron deportados a los desiertos de Siria: mujeres embarazadas, viejito, niños, que iban muriendo en el camino, o las madres iban pariendo en el camino y quedaban tiradas porque estaban ya en los últimos días del embarazo. Hay pilones de restos de huesos en los desiertos de Siria, donde se ha hecho un altar para rendir homenaje.
Garó: Hasta hoy es increíble, es increíble.
Armenuhí: Después de noventa años. Otra parte fue ayudada por misioneros alemanes o franceses. Mis abuelos también fueron ayudados por misioneros; fueron criados en asilos. Y cuando fueron grandes, fueron desparramándose, fueron al Líbano. La mayoría fue al Líbano. Y de ahí vinieron para acá. La mayoría de ellos fueron de país en país buscando trabajo porque tenían veinte, veinte y pico de años, sin trabajo ni nada. Y de ahí vinieron para acá y así fue como se fue formando la colectividad acá y en otras partes. Forzosamente se formó. No es porque hayan salido a buscar un medio de vida económico mejor, a "hacerse la América", sino [que se fueron] para poder sobrevivir; por eso fue que se formó la diáspora.

Entrevistador/a: ¿Tus abuelos fueron deportados y después vinieron aquí?
Armenuhí: Mis abuelos son sobrevivientes. En realidad, no se acuerdan bien cómo fue que se salvaron, pero tuvieron que hacer un montón de cosas: esconderse, algunos se hicieron pasar por muertos entre los muertos mismos. Mi abuela tenía nueve años y le mataron a toda la familia, el padre, la madre, todo. A ellos, como niños, los misioneros los metieron en un asilo. Casos así hay un montón. Muchas de las mujeres se tiraban a los ríos para no ser violadas por los turcos. Entonces los sobrevivientes buscaron distintos destinos, los que quedaron, porque llegó un momento que tuvieron que parar por la presión. Hasta el año 23 (fue del 15 al 23). Mataron un millón y medio de una población de tres millones, porque lo que los turcos querían era la difusión del panturquismo: que era que se unieran todos los países de habla turca y los armenios eran un obstáculo. El primer pueblo cristiano del mundo fue el pueblo armenio, en el año 301, y en el 303 vino el alfabeto; en el 301 adoptó el cristianismo como religión del Estado, antes que Roma.
Garó: diecisiete años antes que Roma.
Armenuhí: Y tiene más de cuatro mil años de historia Armenia. Lo que pasa [es] que pasaron por muchas cosas: sale de una y se mete en otra, hasta el terremoto hace diecinueve años, que mató veinticinco mil personas y más de cien mil quedó minusválido, con un pierna menos, esto y lo otro.

Entrevistador/a: ¿Qué más nos pueden contar sobre la comunidad? ¿Existen otras instituciones además del club Vramian?
Garó: Sí, dos escuelas, por ejemplo. ¿Saben donde está la Iglesia armenia? Al lado de la Iglesia tenemos una escuela y al fondo…
Armenuhí: La que está al fondo de la Iglesia pertenece a la colectividad, es de toda la colectividad, está unida con la Iglesia. Depende del Concejo Central Administrativo Armenio del Uruguay, que es la autoridad máxima. Acá no hay embajada de Armenia, es embajada concurrente con Argentina. Entonces, ese es el órgano máximo de la colectividad, del cual depende la Iglesia y la escuela, que está atrás. Al lado hay otra, la de la UGAB; esa pertenece a una institución de beneficencia que es justamente la UGAB, es otro club, otra institución. Cumplió cien años.
Garó: Es institución mundial; tienen más de cincuenta escuelas como ésta. Son complejos, cada uno [costó] dos o tres millones de dólares. No sé por qué son gente con plata.
Armenuhí: Tiene el apoyo de muchos benefactores. Y después hay otros clubes también, como el nuestro, que es deportivo, social y cultural. Hay otros que son uniones compatrióticas que se llaman: Unión Compatriótica de tal, que generalmente está compuesta por descendientes de tal pueblo.
Garó: Cuando llegaron acá hicieron un club para ellos, por ejemplo, de Tacuarembó; todos los tacuaremboeneses forman un club. Y tenemos estos, ¿cuántos quedaron? ¿Dos? No quedaron, porque después de diseminaron en lo clubes.
Armenuhí: Muchas escuelas habían también en un principio, cuando recién se formó la colectividad. En una casa, en un galpón, donde fuera, daban clases ahí. Después se organizaron de otra manera. Y el club Vramian nuestro tiene un conjunto de danza que tiene treinta y cuatro años de historia; el programa tiene setenta y uno, mucho más. Pero el conjunto de danza tiene treinta y cuatro años y siempre con el mismo de director.

Entrevistador/a: ¿Usted fue a la escuela Armenia?
Armenuhí: Sí, sí.

Entrevistador/a: Para ustedes ¿qué significa ser armenios?
[Silencio]
Armenuhí: Tantas cosas...
Garó: Muchas cosas. Años podemos hablar [risas].
Armenuhí: Decíselo en dos palabras.
Garó: Cuando un pueblo chico como Armenia… Los armenios viven en un lugar rodeado de siempre [sic] enemigos. Comparado con Uruguay […] nosotros no solamente [estamos rodeados de] enemigos, sino también [hay problemas] por la religión: son todos musulmanes. La única isla, es una isla rodeada con enemigos y llegó hasta el siglo XXI. Cuatro mil años de historia. ¿Qué significa para nosotros todo esto? Muchísimo, muchísimo. Por ejemplo, yo nací en Jerusalén; mis padres vinieron de otros lados, sus abuelos vinieron del Líbano. Yo, como palestino, porque en esa época era Palestina, ni era Israel, ni nada. Israel es un invento, para mí es un invento del año 48 hasta acá. Cada armenio en el mundo tiene el sentido [de] donde nació: la patria adoptada, y por supuesto la madre patria. Soy las dos, soy 100% armenio, 100% uruguayo.
Armenuhí: [Es] un poco de casualidad que yo sea uruguaya. Si mis abuelos iban a Brasil yo iba a ser brasilera.
Garó: Hay un cantante francés armenio que siempre que le preguntan: "¿qué sos, armenio o francés?" y él dice: "soy 100% armenio, y 100% francés". Como yo, como todo armenio, es así. Así que el sentido armenio es muy fuerte, el sentimiento. Yo conozco la madre patria, es muy chiquitita, tenía trescientos sesenta mil kilómetros cuadrados; eso era Armenia, ahora treinta mil. Comieron todo los turcos, ¡comieron todos!
Armenuhí: Está usurpada por los turcos. Esa es una parte de los reclamos de la causa armenia: la devolución de los territorios.

Entrevistador/a: ¿Ustedes fueron alguna vez a Armenia?
Armenuhí: Él sí, pero yo no.
Garó: Yo fui como delegado del club. Porque ahora Armenia es independiente, así que hacen cada cuatro años un congreso mundial de todos los armenios del mundo, y cada país lleva sus delegados. Yo fui en el 2002, en el segundo congreso, había tres mil quinientos armenios de todo el mundo. Ustedes no saben lo que era, yo no tenía tiempo para hablar con todos éstos de allá. Como radio quería hacer entrevistas y elegí a los más famosos, que yo sé quienes son.

Entrevistador/a: ¿Consideran que es activa la participación de los armenios dentro de las instituciones?
Armenuhí: Y hay de todo, hay activos y hay pasivos. Pero yo me voy a remitir a los de mi club, porque es lo que veo más directamente, porque yo nací, crecí y voy a morir en el club Vramian. Hay cinco comisiones que permanentemente están trabajando. Una es la Deportiva, que tiene a su cargo la actividad deportiva y la actividad de los scout, que son casi ochenta; hacen campamentos tanto en el club (porque tienen un predio muy grande) como fuera del club. Fueron a Armenia recientemente a un campamento mundial que hubo del scoutismo armenio. La Comisión Cultural, que es la que tiene a su cargo el conjunto de danzas; trae artistas, todo lo que tiene que ver con la cultura. La Comisión de causa armenia, que es [en] la que está Federico [otro de los entrevistados] es la que hace los contactos con las autoridades nacionales, con los diputados, con los políticos, todo lo que tiene que ver con nuestra lucha. Está la Comisión de Damas, que es Unión de Auxilio de Damas Armenias, que tiene filiales en todas partes del mundo que están abocadas a la labor benéfica, pero siempre mirando hacia una causa. Por ejemplo, ayudan al colegio, ayudan a ancianos… Tiene como ochenta años de vida ¿no? [Mira a  su esposo en busca de una confirmación del dato].
Garó: No, 96, de 1910.
Armenuhí: Quería decirte que mismo el club Vramian está formado por cinco instituciones; cada una tiene su Comisión Directiva, su propia actividad, su propios proyectos, pero cuando hay una fiesta, ya sea la Independencia o para recordar el aniversario del Genocidio o cuando viene un cantante de Armenia o lo que sea, que es un trabajo muy grande, se juntan. Nos ayudamos unos a otros, por ejemplo, [con] dos delegados de una comisión y dos de la otra se forma una comisión nueva, o van todos y es un bochinche (van todas las comisiones juntas) porque todos quieren trabajar. Es muy activo, todavía está yendo la gente, nada más que en verano [va menos gente]. En enero van algunas veces los sábados a jugar alguna cosa, pero es lógico… En febrero empiezan otra vez los ensayos del conjunto, todo el año hay actividad.

Entrevistador/a: ¿Cuánta gente participa?
Armenuhí: No, no sé, es rotativo. Algunos van a una actividad, otros van a otra.
Garó: Hablando del Vramian, que soy dirigente de allá también, son más de trescientas familias.
Armenuhí: Nunca las reunís a todas, por supuesto, depende de lo que [se] ofrezca.
Garó: Pero en la lista tenemos trescientas familias. Y cuando queremos ayuda los llamamos y están todos.
Armenuhí: Ya, por quinto año consecutivo, se hizo el acto en el Palacio Legislativo el 24 de abril. Eso no se ve en todos lados. El Uruguay fue el primero en reconocer oficialmente la existencia del Genocidio en todo el mundo, en el cincuentenario. De ahí en adelante fueron otros países tomando ejemplo, pero no muchos (porque algunos son el Parlamento, otros la Municipalidad). Ahora Silvester Stalone está preparando una película sobre una novela basada en una parte del Genocidio, Los cuarenta días del Mussa Dag, que es una región [en] donde los armenios resistieron y soportaron cuarenta días peleando contra el ejército turco. Y vinieron los franceses y se los llevaron, los ayudaron. Y Stalone va a hacer una película, si los turcos lo dejan.
Garó: En turco Dag es monte, Mussa es el nombre de esa región. Ésta es la región en que mi padre nació. Es frente a Chipre; es en la parte de Siria. Pero ahora los turcos también conquistaron esa parte de los sirios. Dice mi padre que había siete aldeas, y decidieron escalar ese monte, Mussa Dag. Allá se juntaron y se defendieron del ejército turco [durante]
cuarenta días. Un alemán, que fue ahí en 1930, y ya no había armenios, pero los turcos le contaron que hicieron los armenios, escribió esa novela: Los cuarenta días del Mussa Dag. Hace ochenta años que van a hacer esa película [risas]. Pero siempre los turcos, con la presión a Estados Unidos, a Hollywood… Ahora yo tengo mis dudas si van a hacerla o no.

Entrevistador/a: Y el 24 de abril hay otro acto en la plaza Armenia ¿no?
Garó: Esa es otra gente [risas].
Armenuhí: No, porque la colectividad está un poco dividida en dos partes. Unos hacen por un lado, otros hacen por el otro. Pero nosotros hace cinco años que vamos al acto que se organiza conjuntamente entre la Cámara de Diputados y la Comisión Causa Armenia de nuestro club. Juntos se organiza, y eso no se ve en todos lados, que estén todos los diputados presentes, todo. Y después vamos a la plaza Independencia. El año pasado editamos un sello conmemorativo, que lo dibujé yo.

Entrevistador/a: ¿Qué relevancia tiene la religión para la comunidad?
Garó: Es un muy interesante el tema [de] la religión. Siendo los armenios la primera nación que adoptó el cristianismo, la Iglesia armenia es Iglesia nacional. Nosotros vinculamos el cristianismo, la Iglesia, con nuestra nación. Y por eso […] vamos a durar. Porque es así. Tiene vínculo con lo nacional, es una Iglesia nacional. Nosotros sobrevivimos porque teníamos una Iglesia y todas las artes y todo es de la Iglesia. Hasta que un día llegamos a ser independientes sí, pero antes no había nadie, había la Iglesia. El jefe de la Iglesia, que es el papa de lo armenios, era el rey de los armenios. Dicen que en Armenia, durante la época soviética, al jefe de la Iglesia armenia no le decían patriarca u obispo, le decían rey: "ahí viene el rey", "¿cómo estás rey?". Son años y años, son culturas que quedan en un pueblo. Yo soy creyente, ella no; dice que no es creyente.
Armenuhí: Y la religión le valió muchas vidas al pueblo armenio, porque los turcos les prometían libertad o salvarles la vida si renegaban de la fe cristiana.
Garó: Hay muchos armenios en estos territorios. Ahora están haciendo una investigación que [sostiene que] hay más de cinco a seis millones turquificados, más de seis millones.
Armenuhí: Armenios turquificados, porque claro, eran muy niños y quedaron ahí y se criaron como turcos.
Garó: Ellos saben que sus ancestros eran otra cosa, porque dicen que hacen así [se crucifica], así que eran cristianos, eran armenios. Porque ahora Turquía quiere entrar a la Unión Europea, está un poco más abierta. Así que la gente entra a estas partes, donde es la historia de la patria de nosotros, es ahí […]. Treinta mil kilómetros y antes tenía trescientos sesenta. Como nación, la Iglesia hizo muchísimo para que nosotros vivamos. Fue importante, es importante y lo va a seguir siendo. Pero no como antes; ahora tenés un país, porque en Armenia la Iglesia es una cosa y el gobierno es otra, es un país laico, no es religioso, es laico. Pero tiene vínculos con la Iglesia muy amplios. Esto desde hace quince años, antes no. [Nos muestra una foto de la Santa Sede]. Es el Vaticano de los armenios, el único, es el más antiguo del mundo; cuando empezaron a construirlo era el año 304 y después [lo] arreglaron, por supuesto, no podes mil setecientos años... Pero la base ya estaba y después agrandaron, agrandaron y agrandaron, como el vaticano, es grande. Porque tiene instituciones adentro, tiene para todos los residentes, que son obispos. Queda en Armenia, en Etchmiazin; allí está […] el patriarca. Yo lo ví al patriarca; vino acá, hace tres años (al nuevo). Antes era otro, que también vino, y el otro también. Tres patriarcas vinieron, tres católicos.

Entrevistador/a: ¿Cuáles instituciones les parecen las más representativas de la comunidad?
Garó: El Vramian, el Vramian es el más. Todos los armenios que no son del Vramian también dicen que el Vramian es el más representativo. Porque siempre en el Vramian trabajaron así, en comisiones aparte, pero todos juntos. Y nosotros siempre que hablamos del Vramian es la gran familia del Vramian, porque es una gran familia. Y la Iglesia también, la Iglesia es parte de nosotros, por supuesto, y la radio es muy importante. El rol de la radio ustedes saben que es muy fuerte, tiene su responsabilidad porque […] no te podes equivocar.
Armenuhí: El club Vramian está conformado por cinco comisiones: la Comisión Causa Armenia, la Comisión de Cultura (Hamazkain), Comisión de Deportes y Scoutismo (Homenetmen), Comisión de Damas de Beneficencia (HOM). Pero la más importante es la voz oficial del club Vramian [risas], la audición Gomidas. [Garó nos muestra un cuadro con una foto de Gomidas, que está colgada en la pared].

Entrevistador/a: ¿Pero existe otra audición armenia?
Garó: Existe, de la radio de los Rupenián, que son Concierto FM, que tienen en CX50, pero están [en] contra de nosotros […].
Armenuhí: Durante treinta años difundieron música turca e hicieron plata con eso.
Garó: Hicieron plata y ahora los dueños están presos, porque jodieron, como dicen, al gobierno [risa]; cuarenta y tres millones de dólares. Dicen que van a cerrar las radios de ellos, porque la onda no es privada, la onda es parte del gobierno, pero el gobierno da la onda a los privados para que la usen, como es el caso de nosotros. Esa es la diferencia entre ellos y nosotros [risas]. Nosotros trabajamos para la armenidad y ellos trabajan por su bolsillo. Hicieron millones, y acá nosotros no hicimos nada; ponemos la camiseta y chau, y a trabajar.

Entrevistador/a: ¿Siempre fueron malos los vínculos?
Garó: Sí, sí, siempre.

Entrevistador/a: ¿Desde cuándo existe la otra audición?
Garó: Es simultanea [sic] con nosotros. Sí, para poner la contra, y ellos siguieron hasta hoy.
Armenuhí: Lo que pasa [es] que esta radio tiene un objetivo, un idealismo. Esa pertenece a una familia y esta pertenece a una institución, tiene una causa de por medio.
Garó: Ellos son contra…

Entrevistador/a: ¿Cuál es el sentimiento de los miembros de la comunidad armenia hacia el Uruguay?
Garó: Muy bueno, muy bueno. Miren, los primeros que vinieron acá y [se] casaron acá, ¿saben el primer nombre que pusieron si era varón o nena? ¡Victoria!  [Armenuhí nos muestra un mapa en Internet, marcando lo chico que es actualmente el territorio de Armenia, ya que los territorios que usurpara Turquía son ocho veces la Armenia de hoy, que es apenas más grande que Montevideo].

Entrevistador/a: ¿Por qué las instituciones armenias tienden a concentrarse en el Prado?
Armenuhí: Por casualidad. Los armenios, cuando recién vinieron al Uruguay, en su mayoría se fueron a vivir al Cerro, porque ahí había fábricas, estaban los mataderos y ahí encontraban trabajo, iban caminando a trabajar. Ahí es donde más se concentraron. Después iban en busca de trabajo hasta Piriápolis, iban caminando, como humildes, como obreros. Cuando se hizo el Hotel Argentino y todo eso, ahí trabajaron muchos armenios también. Hay fotos [que muestran] que iban caminando.

Entrevistador/a: ¿Cómo creen que es la integración de los armenios en el Uruguay?
Armenuhí: Total.
Garó: Es total.
Armenuhí: Yo tengo mis amigos armenios y tengo mis amigos uruguayos, trabajo en un liceo uruguayo, mis vecinos son uruguayos. Soy tan armenia como uruguaya.
Garó: ¡Por eso es 100%!

Entrevistador/a: ¿Existe endogamia?
Armenuhí: No, hay muchos mixtos, le dicen. En todos lados es igual.
Garó: [En] todos los pueblos chicos es igual.

Entrevistador/a: ¿Creen que existe discriminación hacia los armenios?
Armenuhí: Acá no, acá nunca la hubo, solamente en un comienzo, cuando recién venían, por ignorancia, porque a los armenios les decían turcos y todos los gringos eran turcos. Pero acá no, en ningún lado hay discriminación.

Entrevistador/a: ¿La mayoría de los armenios de la comunidad hablan el idioma armenio?
Armenuhí: No, lamentablemente se está perdiendo. Cada vez hay menos tiempo para eso. Yo hablaba con mis abuelos en armenio, pero con mi madre ya no tanto.

Entrevistador/a: ¿Cuáles costumbres se mantienen?
Garó: La música, la danza y las festividades: el 24 de abril, las independencias (del Imperio Otomano y de la Unión Soviética), la Navidad: el 24 y el 6 de enero.

Entrevistador/a: ¿Cuáles son las principales contribuciones de la comunidad armenia al Uruguay?
Garó: Hay periodistas armenios importantes, [en] el comercio… Sí, sí. [Hay] una política importante, Lilán, [con quien] tenemos buen vínculo.

DESCARGAR VERSION EN FORMATO .PDF